logo_come_food.png

BETA

¿Qué es la Dieta Flexitariana?

El flexitarianismo está en boga y aumentan día a día los seguidores de esta forma de entender la comida.




Este modelo de alimentación tiene una base vegetariana, pero permite consumir ocasionalmente otros tipos de alimentos como carnes, huevos, lácteos o pescados. El vocablo `flexitariano` procede de la fusión de las palabras ´flexible` y ´vegetariano`. Un flexitariano por tanto es un vegetariano vocacional pero no estricto, que no tiene problemas en racionalizar cada situación y comer lo que le apetezca, si la ocasión lo requiere, en una dieta omnívora –aunque sea de forma muy inusual-.

Lo que define a un flexitariano no es lo que come o no, sino la frecuencia con que lo hace, pudiendo romper de vez en cuando su dieta habitual cuando acude a un restaurante, en reuniones sociales o simplemente porque en un momento dado, decide consumir un producto no vegetal. No intervienen los factores personales de decisión sean éticos, saludables, ambientales o la elección por gusto, que se consideran opiniones individuales que no tienen que ver con el planteamiento conjunto.


Diferencias entre vegetarianos y flexitarianos

Según datos informales que se pueden encontrar en las webs sobre flexitarianismo, el 60% de los vegetarianos son en realidad flexitarianos, ya que consumen puntualmente alimentos fuera de su modelo de dieta, transgrediendo sus propias normas, mientras que el flexitariano al ser elástico lo hace igual, pero de forma consciente y aceptada de origen, evitando por ejemplo el sentimiento de culpa.



Una idea afortunada

El concepto no es nuevo, data de 1992, pero en los últimos años el flexitarianismo ha experimentado un gran auge, posiblemente como consecuencia del aumento de fans de la comida sana, de que existe una mayor sensibilización por el medio ambiente

Al parecer el origen se halla en un artículo aparecido en el magazine Austin American Statessman, en el que la periodista Linda Anthony relataba la apertura del restaurante Acorn Café y mencionaba que la dueña, Helga Morath, definía su comida como «flexiteriana» ya que sus recetas eran vegetarianas en un 90%. La idea ha ido encontrando adeptos entre consumidores, comunidad sanitaria y restaurantes, existiendo en la actualidad numerosos empresarios de hostelería que se han sumado al movimiento.



Dieta saludable pero, sobre todo, adaptable y complaciente.

Diversos especialistas como la nutricionista Anna Nicholson de Canadá afirman que el flexitarianismo bien entendido y administrado puede ser una dieta saludable, llegando a asegurar que la dieta mediterránea o algunas de las gastronomías regionales de China o India, pueden considerarse análogas ya que se basan en vegetales con proteína animal puntual, si bien los expertos en flexitarianismo no están de acuerdo, ya que consideran que, según los cánones establecidos, un flexitariano debe ser vegetariano y sólo consumir productos de procedencia animal como excepción, no como costumbre regular.

Uno de los motivos de que la dieta flexitariana, también conocida en algunos ámbitos como ´casual vegetarianism` haya encontrado su espacio y su público, es sin duda que muchas personas que no se habían planteado hacerse vegetarianos por no renunciar a consumir productos animales, con esta alternativa han encontrado la horma de su zapato.


Controversia en su definición

Los vegetarianos más o menos radicales y los veganos no admiten el flexitarianismo como algo propio y no hay ninguna organización internacional de vegetarianos que lo admita o reconozca como categoría del vegetarianismo, como sí ocurre con los frugívoros, ovovegetarianos, pescetarianismo, lactovegetarianos y las mil fórmulas con que delimitan cada régimen dietético específico. Lo más cercano a un reconocimiento es la definición ´ vegetarianismo part time`(a tiempo parcial).



Copyright images: CCO Public Domain en Pxhere, Leon Nanda from FreeImages.