BETA

Museo del Melón

Villaconejos, España


La población de Villaconejos está considerada como el centro de producción de melones más afamado del territorio español. La relevancia de este singular fruto es tan importante para la vida y economía local que han dedicado un museo a su historia.

El Museo del Melón está situado en el centro urbano de Villaconejos, una pequeña población de la provincia de Madrid (España), conocida por la gran calidad de sus melones, producto al que se dedican gran parte de los vecinos, bien en el cultivo o en los procesos de manufactura y comercialización.


La relación de Villaconejos con los melones es larga y su fama proviene de tiempos lejanos como demuestra la mención a los mismos que hizo en el siglo XV Federico Bravo en el libro ´Historia de Madrid`. Cada 12 de octubre coincidiendo con el Día de la Hispanidad, en Villaconejos celebran el ´Día del Melonero`, unas fiestas populares al uso con bailes, festejos taurinos y fuegos artificiales que sirven de motivo de encuentro para los ´conejeros` que residen fuera del pueblo.


Villaconejos pertenece a la llamada Comarca de las Vegas, regada por los ríos Tajo, Jarama y Tajuña, arterias fluviales que han dotado de gran fertilidad al terreno y propiciado secularmente la actividad agrícola. Antaño, el melón era un producto de temporada limitado al verano y las cosechas eran pequeñas y de agricultores independientes, si bien en la actualidad todo ha evolucionado:


La mejora de métodos e introducción de técnicas y maquinaria agraria a lo largo del tiempo ha influido decisivamente en un cambio positivo.

El sector local del melón se ha organizado en cooperativas u Asociaciones, logrando aunar intereses y reforzar la industria melonera de Villaconejos, con ejemplos como la Asociación de Agricultores de Villaconejos presidida por José Carlos Velasco, que da facto es un auténtico Embajador del Melón, merecedor de este y otros ´títulos` por la gran labor de promoción que realiza del producto y de su pueblo.

Por otro lado, la temporada veraniega se ha alargado considerablemente gracias a la introducción de semillas y sistemas de cultivo de diferentes variedades, lo que permite estar más tiempo en los mercados, que ya no se limitan a ser locales, puesto que la exportación cobra cada día más importancia para los de Villaconejos.

Los melones (Cucumis melo) son unos sabrosos frutos de gran tamaño con cáscara dura y pulpa jugosa, y en muchos casos dulce. Una vez cosechados, su vida es muy larga, llegando a mantenerse perfectos durante meses. Tiene su origen botánico en el sur de Asia, desde donde se extendió hace milenios dando origen a las novecientas variedades que hay en la actualidad. El melón castellano llegó a América hace mucho menos, en el siglo XV de mano del navegante Cristóbal Colón, que lo introdujo en esas tierras. En Villaconejos a día de hoy se cultivan las variedades Piel de Sapo Tradicional y, en menor medida, la Mochuelo y la Azul.



El Museo del Melón es municipal, está gestionado por el Ayuntamiento, y se aloja desde 2003 en un amplio edificio independiente con tres plantas. Lo que en principio podría haberse quedado en un ´Centro de Interpretación`, es decir, un espacio donde conocer el fenómeno del melón, sus métodos de producción e historia, en Villaconejos decidieron que fuera un museo etnográfico en toda regla, ya que cumple con los criterios establecidos al contener una exposición permanente.


El origen de este museo fue una pequeña sala de exposición fotográfica de 1995 llamada ´Museo del Melonero`, situada junto a las oficinas de la Cooperativa del Campo. Promovido por los vecinos Villaconejos (también conocidos como ´conejeros`), que donaron gran parte de los objetos actualmente exhibidos, la creación del nuevo museo fue apoyada por la Comunidad de Madrid gracias al programa PRISMA. El Museo del Melón, que homenajea tanto al producto como a los meloneros, está orientado para ser recorrido de acuerdo a un itinerario unidireccional a través del cual se puede ir conociendo sus historias, leyendas y modos.


En las instalaciones abiertas al público se pueden ver las colecciones de aperos de labranza y utensilios relacionados con el melón, que incluyen un aspecto básico como era y es el transporte de los frutos. La exposición cuenta con más de un millar de fotografías con imágenes que transitan por más de un siglo de historia. La visita se puede complementar con la información proporcionada en los pases de vídeos documentales de la Sala de Proyecciones y en los paneles explicativos, en los que como curiosidad se puede conocer la tradición oral del llamado ´Melón negro`, con una historia entre la leyenda y los recuerdos que explica que las semillas de esta variedad -que ya no está en uso- llegaron a Villaconejos de mano de un soldado recién llegado del norte de África. Otro de los conocimientos que se llevará el visitante es el del vocabulario melonero, con términos como `arrestinao`, ´pepino`, ´vinao`, ´acorchao` o ´encalao` que sin duda ayudarán a definir mejor el producto y aprender a disfrutarlo.

El mejor momento para visitar el museo es en verano, haciendo coincidir la experiencia con la temporada melonera, y así poder adquirir melones en alguna de las fruterías locales o directamente a los productores en la mismísima cuna del insigne melón de Villaconejos, aunque hay que advertir que al menos a principios de 2021 sólo se puede acceder con cita previa para grupos llamando al Ayuntamiento. Sería muy aconsejable que consideraran la posibilidad de abrir de forma estable al menos unos días fijos a la semana o al mes, con puertas abiertas, lo que permitiría ampliar la afluencia de turistas del cercano Madrid e incluso promocionar el turismo internacional sin perder de vista que los japoneses veneran los melones.

El turista gourmet debe tener en consideración que en este pueblo, eminentemente agrícola, la producción de vid, olivo y cereal es importante y sus aceites y vinos gozan de gran aceptación, por lo que conviene probar o adquirir in situ alguno de estos productos, de acuerdo siempre a la máxima de promover el consumo del producto de cercanía. En la misma Comarca de las Vegas a la que pertenece Villaconejos están las poblaciones de Aranjuez y Chinchón, ambas con gran atractivo turístico sobradamente conocido, por lo que la sugerencia de programar la visita combinando varias paradas es más que recomendable.

HORARIOS: Sólo con cita previa para grupos en el teléfono (+0034) 918938214


Calle Bayona, 13D - Villaconejos, 28360 Madrid

ayto-villaconejos.com/ven-a-conocernos




Copyright imágenes: Imagen 2 Ayuntamiento de Villaconejos, 1,3 y 4 Archivo WGI




FOOD MUSEUMS