BETA

Frietmuseum, Museo de las Patatas Fritas

Brujas, Bélgica


Las patatas fritas están consideradas una enseña de identidad cultural de Bélgica, donde han elevado este humilde condumio a su máxima expresión, mereciendo un museo propio.


¿Quién no ha disfrutado de unas buenas patatas fritas hace poco? Seguramente son una de las elaboraciones culinarias más universales en la actualidad, pero de las que, en general, se sabe poco. El Frietmuseum profundiza en las patatas fritas belgas ofreciendo información didáctica, y la posibilidad de degustarlas. Con un poco de sal, por favor.

Las patatas fritas forman parte ineludible del paisaje gastronómico belga, y en Brujas tuvieron la estupenda idea de dedicar un espacio considerado ´museo didáctico` a tan popular alimento, con el objetivo de dar un paso más allá a la mera hostelería y que los visitantes puedan conocer las patatas fritas como se merece.



El ´Frietmuseum` es uno de los atractivos de Brujas, una mágica ciudad situada en Flandes, tan preciosa que en ocasiones parece un decorado medieval, con sus calles adoquinadas, canales, plazas, campanarios, puentes y edificios singulares para admirar paseando o entrar a conocer más en profundidad.

La invención de las patatas fritas está disputada entre Francia y Bélgica si bien es en este país en el que las ha ensalzado hasta ser consideradas una receta nacional, tanto que incluso se ha solicitado la designación de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad para las Patatas Fritas Belgas, que tradicionalmente se caracterizan por estar fritas en aceite y grasas. No conviene entrar en esta trifulca franco-belga porque ocurre como con el Pisco entre Chile y Perú, que los partidarios de cada país tienen sus argumentos y es mejor que lo resuelvan entre ellos aunque no está de más destacar que la primera mención a patatas fritas de la que se tiene constancia es la que dejó escrita Francisco Nuñez de Pineda en 1673 en ´Cautiverio Feliz`, libro en el que narraba sus vivencias como prisionero de los indios Mapuches en el que describiendo sus costumbres, asegura que «las mujeres enviaban las papas fritas y hervidas». Dicho esto, queda claro que aunque no se pueda asegurar cual es el origen de las patatas fritas actuales, los mapuches las freían ya en el lejano siglo XVII.


El Frietmuseum está ubicado en un bellísimo y antiquísimo edificio del siglo XIV llamado Saaihalle, el más antiguo de la ciudad con la fecha en la fachada; originalmente en 1399 albergaba a la Logia Genovesa, ocupándose de los intereses comerciales de los italianos en la ciudad portuaria de Brujas. En el recorrido por sus instalaciones se explican los orígenes latinoamericanos de las patatas y las variedades existentes, así como formas para cocinarlas, pudiendo además conocer la diversidad contemporánea existente alrededor de las patatas fritas, con una colección de más de cuatrocientos objetos, que incluyen los condimentos y salsas con que se suelen acompañar.

El Frietmuseum se puede visitar en poco más de media hora pero el turista avezado que se haya informado bien antes de ir sabrá bien que merece la pena tener prevista una parada de más de una hora, para disfrutar de las excelentes patatas fritas que sirven en el propio museo. Por cierto, este espacio es un sitio idóneo para utilizar como punto de encuentro en las visitas a Brujas. Como curiosidad, se puede sacar un “Combiticket” con entrada combinada con otro espacio gastronómico, el Choco-Story Brugge.



El Frietmuseum abre la práctica totalidad del año, pero conviene que si se visita Brujas no sea en temporada alta o coincidiendo con vacaciones de Pascua o algún puente, porque esta ´ciudad de cuento` se llena de turistas.


HORARIOS: El Frietmuseum está abierto todos los días, de las 10 h. a 17h., excepto los días 25 de diciembre, 1 de enero y la segunda semana de enero. ATENCIÓN: En abril de 2021 el museo contempla medidas de seguridad sanitaria por el Covid-19, cuenta con restricciones de distancia social y dispone de gel hidroalcohólico para los visitantes. Las mascarillas son obligatorias en el museo y en las calles adyacentes. Vlamingstraat 33, 8000 Brujas, Bélgica www.frietmuseum.be




Copyright imágenes: imágenes 1,3 y 4 visitbruges.be, 3 frietmuseum.be.




FOOD MUSEUMS