BETA

EL Origen del Falafel

No hay un solo ´Falafel` original, hay muchos. Dentro de la categoría de Falafel se incluyen diferentes elaboraciones, que presentan una gran diversidad dependiendo de dónde se preparan, de quien lo haga o con qué ingredientes.




Los orígenes del falafel no están documentados. Nadie puede asegurar que este plato proceda de un lugar y momento concretos, si bien la mayoría de expertos sitúan su origen en India, e incluso se cree que su nombre proviene del sánscrito. Es una comida muy tradicional y popular en Oriente Medio y el Magreb, habiéndose convertido en una de las enseñas gastronómicas y seña de identidad de la cocina árabe. En la actualidad los Falafel, –en sus distintas formas- son parte de la dieta habitual en países como Egipto, Israel, Siria, Palestina, Irak, Turquía, Líbano o Irán.


El ingrediente principal del Falafel son legumbres tales como garbanzos –la más extendida-, judías o lentejas, que tras ser trituradas se aderezan con ajo, perejil o cilantro, cebolla, zumaque, semillas de sésamo, sal y especias como el comino o la pimienta negra. En algunos lugares como Líbano añaden el toque aromático de la hierbabuena.





El aspecto de los Falafel varía obedeciendo a dónde se coman. La forma más convencional es la lenticular, como la de los Filetes Rusos o las pequeñas hamburguesas, aunque no es infrecuente encontrar Falafel con apariencia de croquetas o albóndigas.





Culinariamente, los Falafel soy muy versátiles y se confeccionan atendiendo a distintos usos. Se pueden preparar como un guiso, fritos en aceite vegetal, horneados o a la plancha. Pueden ser servidos como un entrante, como plato único o ir dentro de un Pan de Pita, a modo de bocadillo. La guarnición más frecuente para acompañar los Falafel es la ensalada o patatas fritas. En este plato no puede faltar el cortejo armónico de una o varias salsas, siendo las más usuales la Salsa Tahini, Salsa de Yogur, Tzatziki, Salsa de ajo con limón y hasta Salsa de Tomate.


En algunos lugares no son el elemento principal de la receta a degustar, sino que sirven de complemento a una carne o un pescado.

Los Falafel se han ganado la consideración de plato internacional y ya no son sólo patrimonio del Oriente Medio, consumiéndose SIENDO UN ÉXITO en todo el mundo. Son un modelo de `Comida Rápida´ muy saludable, apreciada especialmente por segmentos de población como los Millennials o los vegetarianos. Es muy fácil poder disfrutar de un Falafel en Paris, Berlín, Buenos Aires, Tokio, Madrid o Sídney, gracias a la gran cantidad de pequeños locales de comida árabe que siguen abriéndose imparablemente en muchas ciudades.





Como preparar un Falafel

Poner en remojo las legumbres 24 horas antes para que se ablanden.

Triturar sin llegar a hacer un puré y mezclar con el resto de ingredientes. Añadir un poquito de bicarbonato sódico, harina y opcionalmente huevo batido, hasta conseguir una consistencia homogénea. Dejar reposar y dar la forma que se desee con las manos o con la ayuda de un molde. Freír en aceite vegetal, hasta que queden dorados y escurrir el exceso de grasa en un paño limpio o con papel absorbente de cocina. Se pueden comer recién hechos o en frío.




Copyright imágenes: Phil Dolby en Pxhere, Amir Tavas on Unsplash, CCO Dominio público en Pxhere, Amir Tavas on Unsplash, Adrienne Leonard on Unsplash.

Related Posts

See All